domingo, 25 de noviembre de 2012

Gaultier... ¡Qué viva España!

y ¡olé!...

Así es como nos recibe Jean Paul Gaultier, el enfant terrible de la moda, en las escaleras de la Fundación Mapfre de Madrid. Y lo hace en una exposición bajo el título "Elegancia y Transgresión", quizá la forma más acertada de describir este encierro dentro del arte de este parisino de extrarradio enamorado hasta las trancas de nuestro país y que es un torrente de creatividad y emoción.




Por empezar por algún sitio, os diremos que pocas veces hemos encontrado una forma tan original de dar al público la bienvenida como la de esta exposición... Es el propio Gaultier, en vídeo y proyectado en un maniquí con sus formas, quien te resume lo que estás a punto de ver, disfrutar y admirar. Maniquíes que toman vida, te vigilan e, incluso, te cantan un aria...


video



Como nos explicaron en la Fundación Mapfre, Gaultier es una transgresión constante que une mundos opuestos, antagónicos y dispares. Lo culto con lo vulgar, lo humilde y pobre con lo lujoso y esnob, el buen gusto con lo chirriante, lo étnico y más particular con lo más universal y la ciencia ficción, la gran ciudad con la selva, lo hiperfemenino con lo hipermasculino, lo andrógino con lo sexuado. Y nosotras añadimos, sin equivocarse nunca.





La visita por los pasillos a oscuras de esta muestra nos permiten ver muy de cerca lo que hay más allá de unsimple vestido: la creatividad inmensa e ilimitada, la perfecta confección, y una explosión de ingenio y locura a partes iguales que se esconden en la cabeza y las manos de Gaultier.






Te podrá gustar o no. Podrá extrañarte que alguien pueda vestirse con una de las obras firmadas por Gaultier en su día a día o para un evento más especial. Pero lo cierto es que no deja indiferente. Y así es como debe hacernos reaccionar el arte, ¿o no?





Los que esteis por Madrid o los que vayáis a estar por la capital en los próximos días, y sólo hasta el 6 de enero, no debéis olvidar apuntar en vuestras agendas esta cita con la moda más transgresora, la de Jean Paul Gaultier. Además, dato importante, la entrada es gratuita. Y también podréis recordar la cantidad de imágenes que ya forman parte de la historia de la moda e, incluso, del cine. ¿Recordáis "Kika" o "El Quinto Elemento"? Y (¡Cómo no!) los corsés de Madonna... Todo ello junto, pero no revuelto...



martes, 20 de noviembre de 2012

Mentidero&Gin , el afterwork perfecto


La fiebre por la ginebra parece que se resiste a la amenaza del vodka tonic, y  son muchos los establecimientos que siguen funcionando a su abrigo. Uno de los que tenemos pendiente de visitar en nuestra Agenda Feliz es el Mentidero & Gin (Zurbano, 17), el último en incorporarse a la gran familia de El Mentidero de la Villa. Precisamente fue el cambio de ubicación del tradicional Mentidero de la Villa, que desde hace un  año está en la calle Almagro, el que propició el nacimiento de Mentidero&Gin, anexo a su hermano menor y con entrada independiente  a la vuelta de la esquina.
Mentidero&Gin


  El nuevo (aunque vaya camino de celebrar su primer aniversario) local  se presenta bajo la fórmula de snak bar, donde si bien las copas, y sobre todo su amplísima carta de gin tonics son importantes, lo cierto es que no descuidan la oferta gastronómica. La carta se adapta al ambiente informal que impera en el local y por ello da cabida a hamburguesas (eso sí, de ternera de Ávila), sándwiches  o los típico entrantes para compartir mientras se disfruta de una copa….. 
Mentidero&Gin

Todo ello sin renunciar a algunos de los platos que se han hecho célebres en el Mentidero de la Villa, como el steak tartar de solomillo, el risotto de cochinillo confitado y trufa al parmesano o el atún rojo laminado…..Una multitud de opciones para disfrutar de un buen bocado  en cualquier momento de su amplio horario, de 13:30 a 02:00. ¡El hecho de que la cocina esté siempre abierta es otro punto a tener en cuenta!
Mentidero&Gin


En cuanto a la decoración,  predomina el estilo british, como no podía ser de otra forma al tratarse de un templo del gin tonic. Ambiente íntimo, con sofás y mesas bajas en tonos oscuros, pero con una iluminación muy cuidada. La verdad es que a nosotras nos parece el sitio perfecto para un afterwork con charla animada.
Mentidero&Gin

Como os comentaba Mentidero&Gin es el último en llegar a la gran familia que  componen además del restaurante de El Mentidero de la Villa, un exquisito catering y dos fincas maravillosas para la celebración de eventos: La Villa del Mentidero y la Finca el Campillo. Ésta última os diremos por experiencia propia que es una auténtica maravilla. El señorial caserío, los impresionantes jardines y su mágico lago hacen que cualquier evento que se celebre allí sea inolvidable. Una de nosotras vivió allí la boda de su hermano y la verdad es que la belleza del entorno sólo fue superado por una novia espectacular, la más guapa y especial que he visto. 
Finca Campillo

Prometemos pasarnos por Mentider&Gin y contaros si tal y como promete puede convertirse en una buena opción para planes a cualquier hora….

lunes, 12 de noviembre de 2012

Llega Gran Via Uno....y promete dar mucho que hablar

Este fin de semana hemos descubierto un sitio nuevo en la Gran Vía, del que nos habían hablado muy pero que muy bien, y que ha superado todas las buenas críticas que nos habían hecho. Se trata de Gran Vía Uno, obviamente situado en el mismo número de la calle más concurrida y famosa de Madrid, y con menos de un mes de existencia. A pesar de que Gran Vía es la calle de Madrid en la que el tiempo parece haber quedado detenido a la seis de la tarde (siempre hay masas de gente circulando por las calles, luces, bullicio, tráfico….) lo cierto es que no es el  sitio donde ubicas la apertura de nuevos sitios de referencia en lo que a copas y gastronomía se refiere. En este sentido en Gran Vía siempre acudes al mítico Chicote y más recientemente al Mercado de la Reina, por lo demás , a nosotras por lo menos, no nos preguntes qué mas sitios hay. Por eso  descubrir el multiespacio de Gran Vía Uno en plena Gran Vía es casi mágico.

Gran Vía Uno es la solución perfecta a los duros días de invierno que tenemos por delante. En un mismo, y amplísimo espacio, se agrupan todas las opciones posibles para pasar un mediodía- tarde-noche de lo más agradable y sin moverte del sitio; es decir con el calorcito asegurado. En  sus dos plantas este local ofrece una barra en la que disfrutar del aperitivo, un restaurante con un ambiente más informal, otro con cocina más elaborada y un último para disfrutar de cócteles y copas.  ¿Quién da más? Parafraseando el famoso anuncio, nosotras hemos buscado, comparado mucho y definitivamente compramos Gran Vía Uno.
Gran Via Uno

La primera planta del local se caracteriza por sus amplios espacios y luminosidad. Nada más entrar se encuentra un primer ambiente en el que tomar el aperitivo mientras se disfruta de las vistas de la Gran Vía, gracias a los grandísimos ventanales que conforman la portada del local. En toda esta planta el ambiente industrial, conseguido a través de las vigas de  hierro forjado, se fusiona con la calidez que aporta la madera de las mesas, que presentan un estudiado aspecto tosco. 

Gran Via Uno

Rápidamente pasamos al restaurante situado en esta planta, el Open Bar, donde tiene  una cocina vista provista de horno de carbón, lo que sin duda se nota en sus carnes y sus pizzas….¡Una auténtica delicia! 
Gran Via Uno


La carta está pensada para optar por platos para compartir junto con algún sándwich, hamburguesa o pizza. Nosotras optamos por la ensalada césar, super suave, las croquetas que no podían estar más buenas con una cobertura supercrujiente y un relleno que se deshace en la boca. Tampoco nos resistimos a las tostas, la de berenjena ahumada con jabugo y frito de codorniz parecía insuperable, pero entonces sucumbimos a la de solomillo ibérico con foie y el sabor a horno nos conquistó del todo. No nos resistimos a probar la pizza,  con la que se produjo división de opiniones, si bien a las chicas de la Agenda Feliz nos pareció exquisita. 

Gran Via Uno

De postre optamos por dos clásicos:  el brownie y la cheescake, ambas buenísimas. Y lo más importante de todo, a precios muy moderados, que rondan los 20 euros por persona, comiendo más que bien.
Gran Via Uno
 
Decididas a conocer en detalle cada rincón de Gran Vía Uno bajamos a inspeccionar la planta de abajo. La decoración se hace más modernista y elegante, y baja la intensidad de la luz para disfrutar de copas con música  ambiente en la coctelería-lounge. Cuentan con una carta de cócteles impresionantes a cargo de dos bar-trender con una dilatada experiencia. 
Gran Via Uno

Aquí una vez más, porque no lo hemos comentado hasta ahora pero es uno más de los grandes atractivos de este sitio, nos quedamos impresionados con la simpatía, amabilidad, educación y excelencia del servicio….¡Un 10 para todos ellos! Uno de los barman vino a asesorarnos sobre el tipo de bebida que queríamos tomar según nuestros gustos. Tras unas preguntas de rigor nos prepararon varios, uno de ellos con mermelada de rosa y toques cítricos con el que dieron en la diana en el sabor y remataron  con una cuidada y preciosa presentación.
Gran Via Uno


Además cuentan con una carta de cafés que promete hacer las delicias de los más cafeteros. En esta segunda planta se encuentra el restaurante Trufa Blanca, para bolsillos más desahogados, y en el que la  carne parece ser una apuesta segura, si bien hay un gran variedad de platos.

Trufa Blanca Gran Via Uno

Tras nuestra visita sólo esperamos que Gran Vía Uno tenga todo el éxito que merece, es decir muchísimo….y a vosotros os animamos a ir lo antes posible, porque tiene pinta de convertirse en uno de los locales de moda de la capital, así que hay que aprovechar antes de que sea imposible encontrar una mesa.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Luces, cámara y…..Flas Flash


El pasado miércoles, mientras Madrid se llenaba de dráculas, vampiresas, fantasmas y todo tipo de disfraces terroríficos,  nosotras decidimos dejar lo de las máscaras para otro momento y optamos por una cena de chicas en alguno de los sitios que teníamos pendientes en nuestra Agenda Feliz: Flash Flash (Nuñez de Balboa,75).
Flash Flash

De este sitio ya os habíamos hablado hace poco en un post, como uno de esos sitios que en nuestra agenda teníamos bajo la etiqueta  de “próximos planes”. Llegamos prontito y pudimos disfrutar sin demasiada gente de la bonita decoración, en la que como no podía ser de otra manera dado su nombre, la fotografía es la gran protagonista. Entrar en Flash Flash es transportarte a un mundo fotográfico en blanco y negro, con una cierta estética  pop. No sé si será por la decoración ideal, la buena comida, el excelente servicio o por qué, pero casi por arte de magia  el restaurante se llenó. Es uno de esos sitios llenos de gente “guapa”, en los que se respira el buen ambiente.
Flash Flash

Cervezas y tintos de verano en mano, nos adentramos en la ardua tarea de pedir. En el caso de Flash Flash se complica aún más, porque su condición de tortillería la tiene ganada más que a pulso. La carta nos muestra más de 50 tortillas entre las que elegir: de verduras, de pescado, especiales, las tradicionales de patatas……una auténtica locura para unas apasionadas de la tortilla como nosotras!!!El tamaño está pensado para tomar de forma individual, y la verdad es que tomando algún entrante para compartir, uno queda más que satisfecho.
Flash Flash

Por tener, tienen hasta tortillas dulces, que tendremos que volver otro día a probar, porque nosotras optamos por una apuesta segura: la tarta de queso.
Flash Flash

Flash Flash no sólo es perfecto para comer o cenar  sino que también es típico sitio ideal para tomar la primera copa de la noche. Visitando su página web hemos visto que también han sucumbido a la “ginebra-manía”, por lo que también es una excelente opción para el after-work, vamos las típicas cañas de después de trabajar de toda la vida.
Flash Flash

Además en Flash Flash llevan la pasión por la fotografía hasta el final, y quieren contagiar  a sus clientes. Si os pasáis por allí y os lanzáis a inmortalizar vuestros mejores momentos allí, podéis ganar un viaje a Nueva York para dos personas. Claramente Flash Flash es el lugar perfecto para ver y ser vistos, y lucir la mejor de las sonrisas……porque nunca sabes cuándo puede saltar el flash.